viernes, 16 de marzo de 2012

ESTRÉS MENTAL VS FÍSICO


Existen 2 tipos diferentes de estrés, psíquico o estrés mental y el estrés físico o muscular. Ambos forman un binomio inseparable con consecuencias directas de uno sobre el otro.
El estrés físico se traduce en un exceso de tensión y retracción muscular, con la sucesiva aparición de contracturas musculares. Especialmente el estrés, las preocupaciones, nervios y demás alteraciones mentales se traducen en un exceso de tensión en la zona cervical principalmente.

Aunque eliminemos el estrés físico con una sesión de fisioterapia, si no sabemos gestionar el estrés psíquico costará mucho más trabajo mejorar y/o eliminar nuestros problemas físicos. Es decir, por ejemplo, no tiene sentido ir a una sesión de fisioterapia por la mañana y después pasar el resto del día en tensión, estresado, preocupado por temas laborales...etc. Los efectos no son todo lo beneficiosos que podrían y lo resultados pueden no ser los que buscábamos.

En el siguiente esquema se puede ver como el estrés acaba generando un dolor físico, que a su vez provoca más estrés mental y se entra en un "círculo vicioso". Cuanto más dolor, más estrés y viceversa.

Debemos aprender a controlar las emociones, por pequeñas que sean se traducirán en un estrés físico. Un exceso de tensión mental, nerviosismo o preocupación hace que adoptemos una posición de nuestro cuerpo de "defensa" a veces inconscientemente.  Por ejemplo, en situaciones de preocupación, nerviosismo o angustia tendemos a encorvar nuestro cuerpo, bajar la cabeza, subir los hombros...etc, esto hace que aumente la tensión muscular en los trapecios (hombros), como consecuencia aumenta la compresión de las arterias que pasan por la zona cervical a causa de la tensión muscular y puede producir mareo o vértigo, aparte de dolor local en la zona cervical.

Se ha demostrado que el dolor de espalda incide más en personas con un estrés excesivo y al revés, muchos problemas de espalda acaban generando trastornos psicológicos como insomnio o depresión. El 37% de la población sufre estrés crónico, el cual se ha demostrado que interviene en enfermedades graves tales como infartos, hipertensión, trastornos del sueño, ansiedad, depresión y migrañas o dolores de cabeza.

Conclusión: mente y cuerpo son un todo, no podemos separarlos y por lo tanto hay que trabajar ambos de manera conjunta.

CONSEJOS PRÁCTICOS
  • Ejercicio aeróbico
Siempre que se pueda realizar ejercicio aeróbico. Con el ejercicio físico se liberan endorfinas (la llamada hormona de la felicidad), nos proporcionará una sensación de bienestar. El mejor ejercicio para los dolores de espalda es caminar, y si se puede caminar en subida con algo de pendiente para proteger el disco intervertebral.
  • Baño caliente y respiración
Es aconsejable darse un baño caliente (35º) para relajarse. El calor proporciona un efecto analgésico, además de todas las propiedades relajantes que ofrece el agua. Al salir de la ducha, tumbarnos en la cama con las rodillas dobladas y con la planta del pie contra planta del pie (postura de rana). En esta postura, relajarnos y respirar despacio, respiración diafragmática (coger el aire con la nariz y llevarlo a la "tripa", que se hinche el abdomen y expulsar el aire por la boca).
  • Evitar situaciones estresantes
Por ejemplo no dejar todo para el último momento. Si vamos tarde a trabajar en coche, agarraremos más fuerte el volante y aumentará la tensión en la musculatura cervical.
  • Positivismo
Vivir el presente. No pensar continuamente en el pasado ni esperar siempre el futuro. Vivir el día a día con calma, de forma constructiva y motivados. Tenemos que saber esperar, paciencia., no todo es ahora y este momento.

* COMBINAR ESTOS CONSEJOS CON UNA BUENA HIGIENE POSTURAL, VIGILAR NUESTRA POSTURA SOBRE TODO CUANDO ESTEMOS SENTADOS Y A LA HORA DE LEVANTAR PESO Y MANIPULAR CARGAS PESADAS. Para ello os recomiendo leer las siguientes entradas sobre una buena higiene postural, esencial para evitar dolores y lesiones de espalda. Haz click aquí:
 CÓMO LEVANTAR PESO y BIEN SENTADOS


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Imprimir