lunes, 19 de marzo de 2012

HERNIA DISCAL


Cuando hablamos de una hernia discal o "hernia de disco" nos referimos a la salida del disco intervertebral de su emplazamiento natural. Como sabemos, los discos intervertebrales como su nombre indica, son las estructuras con forma de disco que separan las vértebras de la columna vertebral.

Cada disco está situado entre 2 vértebras adyacentes, está formado por dos partes; una parte central gelatinosa denominada "núcleo pulposo" y una estructura fibrosa llamada "anillo fibroso" que rodea a la parte central. La función del disco intervertebral es amortiguar las cargas y absorber los impactos que llegan a la columna así como estabilizar el movimiento entre las vértebras.

Cuando el disco es joven presenta un aspecto húmedo. Con la edad va perdiendo esa hidratación, con lo que la capacidad protectora del disco va desapareciendo. Esto hace que los impactos y las cargas no sean del todo bien amortiguados y por lo tanto se acelere el desgaste de las vértebras. Cuando nos referimos a una hernia discal, se trata de la rotura del anillo fibroso que es la estructura que rodea al núcleo y por consiguiente la salida de este hacia afuera. Dependiendo de cuál sea la causa o el movimiento que lo ha provocado, el núcleo se verá expulsado hacia un lado u otro en función de la dirección en la que se ejerce la presión que empuja al disco.

CAUSAS
Una hernia discal puede producirse por múltiples causas, desde un gran impacto como puede ser una caída brusca desde gran altura, un accidente de tráfico, movimientos repetitivos que desgasten el disco, levantar peso de forma errónea, malas posturas mantenidas durante largos periodos de tiempo y un largo etcétera. La parte baja (columna lumbar) de la espalda es la zona donde se registran mayor cantidad de hernias discales.

Para evitar posturas que puedan provocar una hernia, os recomiendo leer la entrada sobre consejos de cómo debemos levantar pesos correctamente, pincha en el siguiente enlace: CÓMO LEVANTAR PESO

SÍNTOMAS
Las hernias más comunes se producen hacia el canal medular, es decir, el disco sale hacia atrás, hacia la parte posterior donde se encuentran las raíces nerviosas. Al salir puede ocurrir que el disco comprima alguna de estas raíces nerviosas y provoque una serie de síntomas específicos en la zona inervada, ya que no deja que los impulsos nerviosos se transmitan con normalidad a través de ellas.
  • Dolor intenso en ocasiones incapacitante.
  • Hormigueo.
  • Sensación de adormecimiento (parestesias).
  • Disminución de la fuerza muscular (paresia).
TRATAMIENTO
  • Tratamiento conservador
Fisioterapéutico: existen infinidad de técnicas que incluyen correcciones posturales, trabajo respiratorio, estiramientos globales, ejercicios activos, rearmonización de las cadenas musculares y de todo el esquema corporal y consejos de ergonomía e higiene postural. El "metodo Mèzierés" es una de las técnicas más efectivas y con mejores resultados.

El 80% de los pacientes mejoran y consiguen eliminar el dolor con el tratamiento conservador, es decir, sin que llegue a ser necesario operar al paciente.
  • Tratamiento quirúrgico
Excepto en casos graves, la cirugía debe ser siempre la última opción. Se debe recurrir a ella únicamente cuando el tratamiento conservador no resulta efectivo y los síntomas no mejoran después de unas 6-7 semanas aproximadamente.

Estudios científicos realizados a pacientes con hernia discal dolorosa estiman que la cirugía tiene sentido en menos del 10% de las hernias discales que causan síntomas.

A continuación os adjunto un vídeo explicativo de qué es y cómo se produce una hernia discal:
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=vZUymQh1uac


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Imprimir