lunes, 2 de abril de 2012

LA HORMONA DE LA FELICIDAD


Es habitual escuchar que el deporte y el ejercicio físico proporcionan a las personas una dosis extra de felicidad y de bienestar general. "Me siento bien después de hacer deporte", "siento menos dolor después del ejercicio" o "me siento como nuevo". Todas estas expresiones tienen una base científica y bioquímica; la responsable de esta felicidad tiene un nombre: ENDORFINA.

Es considerada la verdadera droga de la felicidad, teniendo en cuenta que se trata de una sustancia química natural producida y elaborada por nuestro cuerpo, que no causa ningún efecto secundario y con la que obtenemos sensaciones "similares" a las que provoca la morfina, el opio o la heroína.

Las endorfinas son hormonas que se segregan a través de la hipófisis o glándula pituitaria y el hipotálamo. Actúan sobre los centros del placer del cerebro y consigue un efecto principal que se asemeja al de la morfina, destacando una sensación de bienestar, cierta euforia y disminuye considerablemente la sensación de dolor.

Numerosos estudios han demostrado que después de haberse realizado una actividad física aeróbica, existe un claro y significativo aumento de endorfinas en nuestro cuerpo. Estas hormonas son capaces de inhibir las fibras nerviosas que transmiten el dolor, produciendo una sensación de bienestar y efecto analgésico que hace disminuir los procesos dolorosos.

Nuestro organismo produce estas hormonas de forma natural, sin embargo hay determinadas acciones o situaciones que estimulan la producción y se segregan una mayor cantidad de ellas. No solo el ejercicio físico y el deporte nos proporcionan un aumento de endorfinas, existen otras muchas actividades y situaciones que estimulan la producción de esta valiosa hormona. Por ejemplo:
  • La música, el baile y el canto.
  • El orgasmo y la excitación.
  • La risa.
  • Algunas comidas como el chocolate o ciertos alimentos picantes y el café (en cantidades saludables lógicamente).
  • El contacto con la naturaleza.
  • Compañía agradable y contacto físico satisfactorio.
  • Cualquier situación relajante o deporte como el yoga o el tai-chi que disminuyen el nivel de estrés.
  • Tomar el sol (rayos UV).
  • Actitud positiva e imaginación de situaciones agradables.

Aquí tenéis un vídeo explicativo muy claro sobre el tema:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Imprimir