miércoles, 25 de abril de 2012

UN TANGO CON EL PARKINSON

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington han demostrado que bailar tango mejora los síntomas de los pacientes con Parkinson; en especial la movilidad, la coordinación y el equilibrio.
La enfermedad del Parkinson es un proceso crónico que tiene su origen en la degeneración y muerte de las células del sistema nervioso, las neuronas, por lo que recibe el nombre de enfermedad neurodegenerativa. En concreto las que desaparecen son las neuronas pigmentadas, situadas en la zona de unión entre el cerebro y la médula espinal (tronco del encéfalo), concretamente en la sustancia negra.

A medida que estas neuronas van disminuyendo, se deja de producir una sustancia llamada dopamina, que en el cerebro actúa como neurotransmisor, es decir, transporta información de un grupo de neuronas a otro. Esto hace que la información que va del cerebro a las diferentes partes del cuerpo sea menos fluida y de menos calidad, dando lugar a los signos y síntomas de esta enfermedad. El Parkinson comprende una serie de trastornos que afectan principalmente al movimiento, la coordinación y el equilibrio.

SÍNTOMAS
  • Temblor en reposo que desaparece cuando se realiza una acción. El temblor aparece en las extremidades y afecta al 85% de los pacientes aproximadamente.
  • Lentitud en los movimientos voluntarios (bradicinesia).
  • Hipertonía muscular, signo de la "rueda dentada".
  • Trastornos posturales, flexión anterior de tronco (inclinación del cuerpo hacia adelante) y cabeza flexionada mirando hacia abajo.
  • Trastorno de la marcha: presentan un tipo de marcha patológica conocida como "marcha festinante", se caracteriza por la presencia de pasos cortos y rápidos (como a saltitos), arrastrando los pies y con el cuerpo inclinado hacia adelante. El balanceo de los brazos va disminuyendo y todo ello unido a la falta de equilibrio, de coordinación y la postura hace que sean muy comunes las caídas hacia adelante entre los enfermos de Parkinson.
Pero no solo presenta consecuencias a nivel físico. Son habituales los trastornos cognitivos, que afectan a la atención, la memoria y el procesamiento de la información. También son comunes los trastornos psicológicos como la ansiedad, la depresión o trastornos del sueño.

Un estudio publicado en la revista "Journal of Neurologic Physical Therapy", demuestra que la danza y en especial el tango mejora el equilibrio y los trastornos de la marcha, pero no así el temblor. No cura el Parkinson pero ayuda a mejorar la calidad de vida del paciente, incrementa la respuesta del músculo al estímulo y logra un efecto psicológico positivo aumentando la autoestima. 

Pero, ¿qué tiene el tango que no tengan otras danzas? Aunque el baile en general beneficia enormemente a pacientes con Parkinson, varios aspectos específicos del tango podrían ser claves como por ejemplo; el ritmo tan marcado, el equilibrio dinámico, las vueltas, la iniciación del movimiento, las distintas velocidades y los pasos hacia atrás. 
Muchas veces, en los pacientes de Parkinson se produce una "congelación" mientras caminan, se quedan parados y les cuesta mucho volver a coger el ritmo y la velocidad. Es aquí donde parece que los beneficios inciden de manera más clara. Además el estar abrazado a la pareja de baile con tanta cercanía como en el tango, aumenta la seguridad y la sensación de contención, por lo que disminuye el miedo a caerse y anima a este tipo de pacientes a moverse más.

Estudios previos como los realizados años atrás en Argentina ya habían demostrado que bailar tango también es recomendable para pacientes con cardiopatías, ya que ayuda a disminuir la frecuencia cardíaca de reposo y aumenta la cantidad de sangre que el corazón expulsa en cada latido.
Para terminar, citar un par de frases que he recordado escribiendo sobre este tema:

"La vida es un tango, la cuestión es saber con quién bailarlo" J. Lamagrande.

"¡Que el fin del mundo, te pille bailando!" Joaquín Sabina (Noches de boda).



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Imprimir