jueves, 28 de junio de 2012

CÓMO LEVANTAR PESO


La experiencia y las estadísticas demuestran que 8 de cada 10 personas sufren dolor de espalda al menos una vez en su vida. De ese 80%, la mayor parte de los dolores se deben a malas posturas, gestos inadecuados y sobre todo a una mala manipulación de las cargas. Se debe prestar mucha atención a la forma en la que levantamos cualquier objeto y en especial los objetos pesados, si queremos evitar futuras lamentaciones.

En esta línea, os recomiendo que leáis también la siguiente entrada sobre cómo debemos sentarnos para no sufrir dolores de espalda (click aquí)

En primer lugar debe quedar claro que NO se debe doblar nunca la espalda. La mayoría de personas, al agacharse, mantiene las piernas estiradas y lo que hace es doblar la espalda para coger cualquier objeto. Lo que debemos hacer es flexionar las rodillas y bajar todo el cuerpo en bloque, manteniendo la espalda recta en todo momento. Una vez agachados, coger el objeto con las 2 manos y acercarlo a nuestro cuerpo, cuanto más cerca del pecho mejor. Subiremos estirando las rodillas sin perder en ningún momento la rectitud de la espalda.

No solo tenemos que prestar atención a la postura de nuestra espalda a la hora de manipular objetos pesados, sino en todos los movimientos que realizamos a lo largo del día por pequeños que sean (coger un boli del suelo, agacharnos para abrir un cajón, atarnos los cordones...etc). Lo mismo ocurre cuando nos agachamos para coger a los niños pequeños en brazos. 
Cada vez que doblamos la espalda de forma incorrecta se producen microtraumatismos (cúmulo de pequeñas roturas) que van degenerando el disco intervertebral. De repente un día sufrimos un ataque de lumbago o un pinzamiento por un gesto relativamente suave y nos sorprendemos de cómo ha podido ocurrir; la respuesta es la suma de estas pequeñas "microlesiones" continuas.

Otra parte muy importante a tener en cuenta es como nos movemos con el objeto una vez lo tenemos agarrado. Cuando estemos de pie, NO girar el tronco dejando los pies clavados en el suelo. Este movimiento recibe el nombre de torsión de la columna y es muy común en trabajos de cadenas de montaje.
El disco está preparado para realizar todo tipo de movimientos, sin embargo, debido a la anatomía y a la disposición de sus fibras, la torsión es el movimiento más agresivo y lesional para esta estructura. El movimiento que generamos en el disco al torsionar la columna es igual al que hacemos al enrrollar una bayeta para escurrirla. Lo que debemos hacer es girar todo el cuerpo en bloque y no dejar los pies quietos. ¡NO torsión de columna!

Otro consejo muy importante que nos servirá para el día a día es la manera en la que cargamos las bolsas del supermercado. Se trata de una acción muy rutinaria y a menudo no prestamos atención a nuestra espalda. Al llevar las bolsas colgadas de las manos, todo el peso se traslada a las cervicales, de modo que si las bolsas pesan 10 kg, es equivalente a colocar 10 kg sobre las cervicales, el peso se transmite directamente de los brazos a la zona cervical.
Lo más aconsejable es utilizar un carro para trasportar la compra y así proteger nuestra espalda. En el caso de que tengamos que cargar con las bolsas, siempre es mejor cuanto más cerca del pecho.
Un dato a tener en cuenta para concienciarse de la importancia de coger peso correctamente es el siguiente; al coger un objeto de 25 kg, la presión intradiscal (dentro del disco intervertebral) es:
  • Si nos agachamos bien la presión es de 75kg.
  • Si lo hacemos de forma incorrecta (doblando la espalda), la presión asciende hasta los 375kg sobre el disco.
LA CONSECUENCIA MÁS DIRECTA DE COGER PESO DE FORMA INCORRECTA ES LA APARICIÓN DE HERNIAS DISCALES. AL DOBLAR LA ESPALDA, EL DISCO INTERVERTEBRAL SE VE DEGENERANDO HASTA QUE LLEGA UN MOMENTO QUE SALE DE SU EMPLAZAMIENTO Y GENERA TODA UNA SERIE DE COMPLICACIONES, ENTRE OTRAS LA COMPRESIÓN DE RAÍCES NERVIOSAS.

Visita la entrada sobre hernias discales haciendo click aquí: HERNIA DISCAL




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Imprimir