miércoles, 19 de septiembre de 2012

¿QUÉ HACER ANTE UNA LESIÓN?


¿Qué hago inmediatamente tras sufrir una lesión? ¿Me pongo hielo, inmovilizo la zona? Las lesiones de los llamados tejidos blandos (tendones, músculos, ligamentos y fascias entre otros), tales como esguinces, distensiones, contusiones, sobrecargas o roturas fibrilares están a la orden del día, sobre todo en el ámbito deportivo. El protocolo o método "RICE" es el tratamiento inmediato por excelencia en este tipo de lesiones musculoesqueléticas. La importancia de esta técnica viene marcada por los beneficios que reporta una actuación rápida en el posterior desarrollo de una lesión.

El acrónimo "RICE" proviene de las siglas en inglés de los parámetros que componen dicho protocolo: Rest (reposo), Ice (hielo), Compression (compresión) y Elevation (elevación).
Antes de entrar a analizar cada componente, debe quedar claro que se trata de una medida de prevención primaria que se utiliza con el objetivo de minimizar de manera precoz las consecuencias de la lesión. Debe aplicarse en el momento de la lesión y durante las primeras 48-72 horas. No aplicable en lesiones graves que requieran atención médica inmediata.
  • REPOSO
Es importante entender que si hemos sufrido una lesión, nuestro cuerpo necesita un tiempo de inactividad, variable según el tipo y gravedad de la lesión, para recuperarse.
Reposo del segmento lesionado, es decir, reposo relativo. No se trata de permanecer 3 días tumbados en la cama sin movernos, sino de evitar el movimiento del segmento afectado y el gesto lesional. Se debe interrumpir la práctica deportiva durante las siguientes 48 horas hasta la valoración de un médico y fisioterapeuta. 
  • HIELO
No debe aplicarse directamente sobre la piel, sino proteger la zona con una toalla o paño para evitar quemaduras. Respecto al tiempo de aplicación existen distintas teorías, pero podemos resumir que lo ideal son aplicaciones de 20 minutos (no más), cada 2-3 horas. Según el libro de referencia de la crioterapia publicado por Knight KL (1996), la aplicación durante un tiempo menor de 5-10 minutos únicamente consigue enfriar la piel, no es efectivo.

Cuando aplicamos hielo, la temperatura superficial de la zona lesionada se reduce rápidamente, y a medida que va aumentando el tiempo de aplicación, se va reduciendo el metabolismo a nivel más profundo. El efecto del hielo en el tejido lesionado dependerá del tiempo de aplicación del frío y de la profundidad del tejido lesionado.

El principal efecto que se consigue con el hielo es la analgesia, es decir, la disminución del dolor por bloqueo de la conducción de los impulsos nerviosos por inhibición de las terminaciones nerviosas. Reduce el edema ayudando a la reabsorción del líquido intersticial. Además regula la inflamación (necesaria para la reparación tisular), no la detiene. 
El efecto del hielo disminuye el metabolismo celular por lo que reduce o evita la lesión hipóxica secundaria, es decir, la propagación de la lesión. El frío también ayuda a regular el tono muscular, reduciendo el espasmo muscular y la espasticidad.
Para conocer más sobre los efectos de la crioterapia os recomiendo leer la siguiente entrada: EL HIELO, UN GRAN ALIADO
  • COMPRESIÓN
protocolo RICE
La compresión disminuye de forma mecánica el espacio intersticial, consiguiendo de esta forma limitar la formación del edema. Además provoca una vasoconstricción que reduce el flujo sanguíneo intramuscular de la zona lesionada. Con ello reduce la inflamación y el metabolismo celular, con beneficios semejantes a los conseguidos con el hielo.
Es importante que el vendaje no esté demasiado apretado para evitar que corte la circulación o comprima estructuras nerviosas. Si se nota hormigueo, adormecimiento o cambio de color de la piel se debe aflojar inmediatamente el vendaje, o retirarlo y volver a colocarlo más flojo. Las consecuencias pueden ser fatales.
  • ELEVACIÓN
La justificación de la elevación se basa en los principios básicos de la fisiología. Una elevación de la zona lesionada por encima del nivel del corazón produce una disminución en la presión hidrostática y por lo tanto reduce la acumulación de líquido intersticial. La acción de la gravedad favorece el retorno venoso y evita la acumulación de sangre y otros líquidos devolviéndolos al sistema central.

ALGUNOS ERRORES FRECUENTES
  • No hacer una correcta recuperación
Son muchos los pacientes que al preguntarles sobre antiguas lesiones, reconocen no haber hecho ningún tipo de recuperación ni rehabilitación en el momento que sucedieron; "no me dolía en exceso y pensé que era poca cosa", "podía caminar y pensé que no era grave"
Casi siempre suele ser porque en el momento en el que ocurren, se cree que se trata de algo leve y que no hace falta ningún tratamiento. Sin embargo, casi siempre acaban reconociendo que con el paso de los meses o incluso los años, la "sensación de lesión"no ha terminado de desaparecer: "al hacer algún gesto o con determinados movimientos todavía noto algunas molestias".
La explicación es sencilla, por muy leve que parezca una lesión (y aunque en realidad lo sea), siempre es necesario llevar a cabo un correcto plan de recuperación. Una lesión no tratada o mal tratada, a la larga suele provocar complicaciones, recaídas y secuelas. Ante cualquier lesión visita a tu médico y a tu fisioterapeuta.
  • Toma de antiinflamatorios
Contrario a lo que la mayoría piensa, en una lesión, la inflamación no es algo negativo que debemos eliminar, sino todo lo contrario, se trata de un proceso necesario y esencial para la regeneración de los tejidos. La reacción inflamatoria es un proceso natural de curación de nuestro cuerpo, por lo que la toma de antiinflamatorios no ayudará a nuestro organismo en su tarea de cicatrizar y reparar los tejidos, sino que jugará en su contra. Lo que buscamos con el método RICE es controlar la inflamación pero nunca evitarla.
  • Exceso de hielo
Como he dicho anteriormente, el tiempo de aplicación no superará los 20 minutos cada 2-3 horas. Si bien es cierto que utilizando una toalla o paño entre la piel y el hielo es prácticamente imposible que se produzcan quemaduras, conviene no excederse en su aplicación por otros motivos.
Varios estudios han descrito daño neurológico tras la aplicación de hielo de forma continuada (más de 20 minutos), con pérdida temporal de la función motora y sensitiva. Si el hielo se retira el hielo a tiempo se puede recuperar, pero sino puede causar daños importantes (TR Malone, 1992).
Cuánto más superficial es el nervio periférico y más tiempo se aplica el hielo, mayor probabilidad de daño neurológico existe. 
  • Inmovilización total
La "R" del acrónimo "RICE" indica reposo, pero siempre será un reposo relativo. Debe ser sinónimo de descanso, no de inmovilización. Es decir, las posteriores 48-72 horas a la lesión se debe evitar volver a irritar la estructura lesionada, pero después el movimiento es el mejor tratamiento. Una correcta movilización de las estructuras ayuda a los tejidos a recuperarse de forma más rápida, a una correcta reorganización

CONCLUSIÓN
Hay que tener en cuenta que el método RICE es eficaz para lesiones leves y como medida primaria.
En ningún momento sustituye al posterior tratamiento de fisioterapia, esencial para la correcta recuperación de las estructuras lesionadas.
No se debe olvidar que ante cualquier tipo de lesión, se debe acudir inmediatamente al médico o servicio de urgencias donde le realizarán las pruebas y exámenes oportunos. Posteriormente visitar a un fisioterapeuta que se encargará del proceso de rehabilitación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Imprimir