martes, 20 de agosto de 2013

REINAS DEL DEPORTE


El deporte femenino español está viviendo, sin ninguna duda, su mejor momento y prueba de ello son las 12 medallas conseguidas en los pasados Mundiales de Natación de Barcelona 2013. Una más que en la anterior cita de Roma 2009; todas ellas con nombre de mujer.
Si en los pasados Juegos Olímpicos de Londres 2012 fueron 11 de 17 las medallas logradas por mujeres, en esta ocasión han sido todas.

Sin embargo, el mundo del deporte parece no darse cuenta de la realidad actual, ya que la igualdad entre hombres y mujeres en lo que al tema deportivo se refiere, todavía está muy lejos de ser una realidad. De hecho, las oportunidades socio-económicas y profesionales en el mundo del deporte, no son ni de lejos, las mismas para ellas que para ellos. Sin embargo, lejos de rendirse ellas siguen luchando y el éxito cosechado en estos Mundiales de Natación de Barcelona 2013, no ha hecho sino corroborar una tendencia que sigue creciendo desde hace unos años.

Haciendo un breve repaso de lo que han dado de sí este campeonato, vemos que una vez más, como viene siendo habitual en las grandes citas deportivas, ellas fueron las grandes protagonistas de la historia. El equipo de natación sincronizada, con Ona Carbonell a la cabeza y bajo la dirección de un equipo técnico renovado casi por completo, supo mantener el nivel y volver a brillar como nos tienen acostumbrados. Consiguieron 7 medallas en total, subiendo al podio en todas y cada una de las pruebas disputadas.
Ona Carbonell
La natación sincronizada, ese deporte del que siempre esperamos recibir unas cantas alegrías y que siempre es el que más medallas cosecha para "casa". El mismo que queda en el más absoluto olvido cuando se apagan los "focos olímpicos", y del que nada se sabe, polémicas a parte, durante los 4 años siguientes.

No quiero dejar pasar esta oportunidad, para hacer referencia a la mujer que ha llevado a la natación sincronizada española a lo más alto. Después de 26 años en activo y ya retirada, Gemma Mengual se ha convertido en un referente de este deporte a nivel mundial y es una de las deportistas españolas con mejor palmarés.
Sin embargo, todo ello parecieron no ser razones suficientes para otorgarle el Príncipe de Asturias de los Deportes en el año 2009. Eso sí, el jurado no se cortó ni un pelo en otorgar el mismo galardón en 2012 a los futbolistas Iker Casillas y Xavi Hernández, por su "juego limpio y compañerismo más allá de la rivalidad Barça-Madrid". Algo que sorprende todavía más si tenemos en cuenta que dos años antes, el premio fue a parar a la Selección Española de Fútbol, de la que también son integrantes ellos dos. Un poco de seriedad por favor.

Volviendo al Mundial de Barcelona y con el buen sabor de boca que nos habían dejado los 7 metales de la sincronizada, daba comienzo en la piscina del Palau Sant Jordi la competición de natación.
La primera alegría llegaba el primer día: plata para Melani Costa en 400 metros libre.
Melani empezó el camino y a partir de ahí, pudimos ver la espectacular actuación de Mireia Belmonte, la que ya es considerada la mejor nadadora española de la historia.
Empezó consiguiendo el bronce en 200 metros estilos y la siguiente no se hizo esperar, esta vez sería de plata en 200 metros mariposa (ver vídeo).
Mireia puso el broche final a estos Mundiales en la última jornada logrando su tercera medalla, plata en 400 metros estilos (ver vídeo).

La guinda del pastel llegó de manos del equipo femenino de waterpolo. Las "guerreras" pusieron el broche de oro al Mundial de Barcelona, proclamándose campeonas del mundo. Las de Miki Oca demostraron estar también en su mejor momento, después de haber sido subcampeonas olímpicas en Londres 2012.

Mireia Belmonte
Sin embargo, las alegrías no habían terminado para ella. Pocos días después de haber finalizado el Mundial de Barcelona, Mireia batió el récord del mundo en los 800 metros libre en piscina corta, convirtiéndose en la primera mujer que rompe la barrera de los 8 minutos. Belmonte paró el crono en 7:59.34, casi dos segundos por debajo de la anterior plusmarca mundial que poseía Camile Muffat. Aunque cueste creer, la cosa no acabó aquí, Berlín iba a ser testigo de su segundo récord mundial. Sólo un día después, Mireia Belmonte se volvía a lanzar a la piscina para batir el récord del mundo de los 400 metros libre en piscina corta, con un tiempo de 3:54.85.

UN ESPACIO PARA ELLOS
A pesar de estos y otros muchos éxitos de las mujeres a lo largo de la historia del deporte, la triste realidad es que la sociedad y la cultura han otorgado al deporte, desde sus inicios, un espacio muy limitado a los hombres. Aunque es cierto que estos mitos se han ido transformando, a golpe de cambios sociales y culturales, todavía persiste en muchas sociedades una visión, totalmente estereotipada, del deportistas como el hombre fuerte, joven y sano.

Aunque afortunadamente eso está cambiando, actualmente todavía se observa que el acceso de las mujeres al sector deportivo, es más lento que el que se produce en otros ámbitos sociales. Una de las causas que podemos destacar, es la permanencia de los estereotipos sociales de genero, que dificultan el acceso de las mujeres a los roles considerados de hombres.

El deporte, sobre todo en la era antigua, fue construido por y para los hombres, como una forma de exhibición de las cualidades físicas y morales masculinas.
En ese contexto, la presencia de las mujeres ha estado prohibida durante mucho tiempo a todos los niveles. En la época clásica, los Juegos de la antigua Olimpia estaban reservados exclusivamente a los hombres, tanto en el papel de participantes como en el de espectadores.
Ya en la era moderna, la cosa tardó mucho en cambiar. De hecho, el francés Pierre de Coubertin, el creador de los Juegos Olímpicos Modernos, se opuso a la participación de las mujeres hasta su muerte.

Fue en el año 1900, cuando las mujeres pudieron competir por primera vez en un acontecimiento olímpico. Fueron las francesas Filleaul Brohy y Marie Ohnier, en los JJ.OO de París 1900. Sólo participaron 7 mujeres de un total de 1.066 deportistas.
Sin embargo, no fue hasta 1928, en Amsterdam, cuando finalmente tuvieron lugar los verdaderos comienzos olímpicos de las mujeres, con cerca de 300 deportistas, casi un 10% del total. El crecimiento continuaría en 1976 (Montreal) con un 20% de mujeres en unos Juegos, un 25% en 1988 (Seúl) y un 35% en Atlanta 1996.
Los Juegos de Sidney del año 2000 marcaron un gran paso hacia la igualdad entre hombres y mujeres, cuando Baréin envió por primera vez en su historia, a dos mujeres a los Juegos Olímpicos. En Atenas 2004, cuna de los Juegos, fue Afganistán el país que contó con presencia femenina en su delegación, también por primera vez. Ese año, las mujeres ya suponían el 40,7% de la totalidad de los atletas.

En la siguiente cita, Pekín 2008, fueron los Emiratos Árabes Unidos los que enviaron a mujeres por primera vez a unos Juegos. En el año 2010, el Comité Olímpico Internacional anunció a los tres países que todavía no habían incluido a mujeres en su delegación, que debían permitir y facilitar la participación de ellas en los próximos Juegos.
De esta forma, los Juegos Olímpicos de Londres 2012 fueron los primeros en la historia, en los que todos los países participantes, incluyeron mujeres en su equipo. Del total de los 10.523 atletas, un 44,27% eran mujeres en esta ocasión.

El acceso de las mujeres al deporte de cualquier nivel, es ya un hecho que no tiene barreras en las normas deportivas. Sin embargo, otros aspectos como la igualdad económica, la igualdad de apoyos técnicos, la igualdad de presencia en los medios de comunicación y en puestos de cargos directivos, todavía están lejos de ser una realidad.
Distintas voces procedentes de asociaciones deportivas femeninas y de otros organismos de defensa de la igualdad entre mujeres y hombres, vienen exigiendo el reconocimiento de una cultura deportiva femenina, en la que la mujer sea considerada "sujeto deportivo" en términos de equidad con el hombre a todos los niveles. Tanto en el trabajo de la información y la comunicación deportiva, así como en la distribución de recursos técnicos, materiales, económicos y humanos.

Antes de acabar, me gustaría rescatar una entrevista realizada a Mireia Belmonte, tras su gran actuación en las últimas competiciones disputadas. Ante la pregunta de si le interesa el fútbol, responde: "lo que me parece tremendo es que yo bata dos récords del mundo y en la mayoría de periódicos, la noticia ocupe el mismo espacio que la publicidad del día".
A lo que posteriormente añade: "ayer todos los periódicos hablaban de que los de la selección de fútbol iban a meterse muchas horas en un avión para un partido, pero van en primera y seguro que les acompañan cien personas entre médicos y fisios. En mi caso, el trayecto entre Eindhoven y Berlín lo hice en autobús, fueron 9 horas con las piernas totalmente encogidas, yo corrí con los gastos y no tuve ni fisio, ni médico, ni nada. Soy la primera mujer en bajar de los 8 minutos en la historia de la natación, pero es más importante el rumor de un posible fichaje o el color de pelo de Sergio Ramos".
Kathrine Switzer

Por último, para terminar esta publicación, me gustaría nombrar y destacar a Kathrine Switzer. Seguramente a la mayoría de los lectores no les suene de nada, pero su historia siempre será recordada.
Corría el año 1967 cuando se celebró la maratón de Boston y la participación de las mujeres estaba totalmente prohibida. Ella se inscribió bajo el seudónimo de KW Switzer para no ser descubierta y se convirtió en la primera mujer en participar en una maratón, con su dorsal correspondiente, como una atleta más. Uno de los comisarios, al darse cuenta de que se trataba de una mujer, se abalanzó sobre ella en plena carrera para intentar detenerla. La sorpresa de todos vino cuando los hombres que corrían a su lado, la defendieron y le escoltaron hasta la meta para que pudiera terminar su carrera.
Ella es un buen ejemplo de cómo los pequeños gestos pueden desmontar falsos mitos y cambiar el rumbo de una sociedad.
Las imágenes de ese momento dieron la vuelta al mundo y se han convertido en un símbolo de la lucha por la igualdad. Desde entonces están incluidas en el libro "Las 100 fotos que cambiaron la historia", de la reviste Time.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Imprimir